viernes, junio 11, 2010

Luz al final del túnel o como reinventar la rueda

LIBRANDA actúa como un operador logístico que presta servicios de almacenaje y distribución digital a las editoriales y a las tiendas on-line. Su principal objetivo es poner a disposición de las tiendas on-line el contenido digital de las editoriales con las que trabaja.

Ayer se presentó en sociedad Libranda, la iniciativa de varias editoriales, grandes y pequeñas, de hacer su paso al formato electrónico. 

Ya he hablado sobre lo que pienso en cuanto a los libros electrónicos, los libros, son libros, sin importar su contenedor o formato. Así que, !Bien! … tras leerme la web que han abierto, porque vender, lo que se dice vender, no venden nada, pensé ¡Mal! ¡Muy mal! ¿En qué están pensando? Veamos la imagen con la que nos ilustran el proceso de compra.



¿Mandé? Vamos, yo no creo que sea necesario un gran programador para darse cuenta que en esta imagen hay demasiados actores, demasiados pasos y mucho conservadurismo en antiguas formas de ver el negocio. Según estos señores, hay que entrar en la web del librero, buscar el libro, darle a comprar, entonces los sistemas del librero contactan con libranda, esta genera un fichero epub con DRM (con dos narices), le manda un enlace de descarga al sistema del librero, el  librero te manda el enlace de descarga y tú te descargas el libro y el correspondiente programa para manejar el DRM.
Yo no sé vosotros, pero a mí me sobran pasos por todos lados. ¿Qué pinta libranda?, ¿Qué razón hay para ponerla de intermediaria? ¿El proceso es automático o me quedaré esperando como un canelo y cara de póquer frente al monitor?¿Qué pasa con los aparatos que no aceptan su formato? (Con esta pregunta me pongo el traje anti-llamas para los amantes de los libros tradicionales y su defensa de "un libro de toda la vida no necesita compatibilidad").

¿No sería mucho más lógico que yo tratase con la librería y se acabó? Pues no, el sistema sigue un tortuoso camino en el que todos van cogiendo su parte: La editorial, el conglomerado de libranda, el librero y al final, el pobre lector. Con lo sencillo que sería que el librero tiene su web, con todo el catálogo que quiera, yo se lo compro, me lo descargo y listos.

Y luego que es eso de "LIBRANDA distribuye por el momento los ePUB a través del modelo de negocio de descarga/downloading pero nuevos modelos se plantearán en el corto y medio plazo." ¿Qué otros modelos? ¿Hay modelos alternativos a este sistema? Dejando a un lado lo retorcido del asunto, no deja de ser lo de siempre, compro y descargo. ¿Qué otro plan retorcido y brillante habrán ideado? Lo triste es que son capaces de hacernos ir a la librería, con nuestro lector de libros, dárselo al librero de toda la vida, que no tiene web, ni quiere tenerla, pero que si no le dan parte del pastel, hace boicot a la editorial, y que nos grabe la compra en el aparato. ¡CON UN PAR!

En fin, en cualquier caso, esto al menos es un paso adelante, un paso raro, con muchos rodeos, pero es un movimiento necesario. Esperemos que en el futuro, dentro de los planes estrambóticos que presenten, esté uno con más lógica.

Etiquetas:

2 Comentarios:

At 11 de junio de 2010, 14:02, Blogger Erekibeon said...

Pues no sé, a primera vista tiene pinta de ser una solución para que cualquier tienda online pueda ofrecer libros electrónicos sin tener que currarse su propia infraestructura.

Por lo que escuché en la radio el usuario va a interactuar siempre con su tienda y Libranda solo proporcionará el enlace y el servidor de descarga. No me pareció una mala idea, vamos.

 
At 11 de junio de 2010, 14:08, Blogger Gonzalo said...

Y para pasar por caja... aquí el que no corre, vuela. Yo, que soy un mal pensado, creo eso, porque las tiendas virtuales tienen la infraestructura, y si no, mira qué librerías están apuntadas, no son de medio pelo.

No obstante, estoy a la espera de ver esos "nuevos canales y formas de distribución", miedo me dan.

Y como ya he dicho, es un paso adelante!!! ES movimiento y mucho antes de lo esperado.

 

Publicar un comentario

<< Home