jueves, mayo 27, 2010

Prince of Persia: Las areas del tiempo… mal invertido

El viernes pasado llegó a las pantallas españolas la última ¿mega? producción del todo poderoso y nunca menospreciado Brukheimer. Prince of Persia, basado en el juego de homónimo nombre, nos cuenta la historia de Dastan (¿estaría el guionista aburrido o simplemente dejó caer la mano y en lugar del clásico "aadsadasdasda" le salió eso?), un joven de la calle (a lo Aladdin) que es acogido por el rey Persa (Jerjes debe de estar revolviéndose en su tumba) y criado como un hijo cualquiera (a lo Ben-Hur).

No cabe duda que llevamos un año bastante flojo en cuanto a cine se refiere. Furia de truños, un engendro que nunca debió de existir (¡qué grande Ray Harryhausen en su versión del 81!) y que nos deleitó con ese nuevo actor del método (yo lo llamo método barbol, porque pone una cara de palo que no se aguanta) Sam Worthington, la aburrida Alicia en el país de las maravillas o la entretenida pero finalmente olvidable, Robin Hood (¿el montaje del director será mejor?).

Pero volviendo al tema que nos ocupa, Prince of Persia es… bueno, no se me ocurren términos para describirla. Mi mujer me preguntó, al salir de la sala, si me había gustado y le conteste: "Bueno, no me he aburrido, pero le falta… no sé, tengo que digerirla, pero algo me dice que con el paso de los días la opinión va a empeorar. ¡Y vaya si he acertado!, cada día que pasa me gusta menos, y no es que tenga algo realmente malo (aunque es posible que sea la película que tenga el mayor número de saltos de eje y continuidad en una sola escena). Posiblemente su gran problema es que no destaca en nada y no hace nada realmente bien. Los actores son poco creíbles, parece una reunión de la nación aria haciéndose pasar por persas, el protagonista, y esto es algo totalmente personal, tiene cara de estar siempre triste y apocado. Los efectos son pasables, brillan en un par de momentos, pero en líneas generales no dicen nada, no aportan nada nuevo y no son dignos de un "taquillazo de verano" (¡Caramba, que es lo mínimo!)

Al final nos encontramos con una película que no es ni chicha ni limoná, que no aburre, pero no te deja pegado a la butaca. Con una historia sencilla, con poca cohesión y sin ningún tipo de alarde, alguno la podría calificar de simple, y estaría en lo cierto.

Nota: 5.5

Etiquetas:

2 Comentarios:

At 27 de mayo de 2010, 12:11, Blogger Erekibeon said...

Cuando la vimos en el trailer de Iron Man 2 también nos pareció que iba a ser como al final ha resultado ser, así que mejor la dejamos para sábado por la tarde en la tele.

En cuanto a la de Robin Hood, al final sí que teníamos más ganas de verla, pese a que inicialmente parecía que iba a ser otro tostón al estilo del "Reino de los Cielos"... ¿nos ahorramos también aquí los 8 euros?

 
At 29 de mayo de 2010, 15:33, Blogger Gonzalo said...

Hombre, todo es relativo. Carlos te dirá que no vale la pena, yo creo que es entretenida, técnicamente correcta y bastante entretenida. Históricamente es un chiste, dejando de lado la existencia o no de RH, y la batalla final es sencillota y llena de tópicos.
En definitiva, es entretenida, no aburre y las dos horas largas que dura no se hacen pesadas. Lo mejor es que no cuenta la típica historia de RH.

 

Publicar un comentario

<< Home