lunes, mayo 24, 2010

El rol y las supersticiones

Desde hace tiempo, va ya para cuatro años, formo parte de un grupo de rol relativamente activo. Si bien es cierto que los integrantes del grupo varían, hay un núcleo de irreductibles frikis que aguantan a los embates de la vida (matrimonio y paternidades, principalmente) y luchan por seguir jugando semanalmente su partidita.

Actualmente estamos jugando una partida dentro del mundo de Glorantha, un universo creado por el "conocidísimo" Greg Stafford, creador también del que fue mi bautismo adulto (¿podríamos decir confirmación?) en lo que a juegos de rol se refiere. Es un mundo brutal, despiadado, habitado por vikingos, dioses y criaturas mágicas que pugnan por cada uno de los rincones de la tierra llamada Glorantha.

Debo reconocer que me lo estoy pasando como un enano, llegando en ocasiones a contar los días para que llegue el "día de la partidita" y pueda irme con mis colegas a romper cabezas y realizar magia. Como de costumbre llevo a una máquina de matar, en la línea de los personajes que me hacía en Pendragon (ver Sir Nerovens) y es que aún me cuesta hacerme a la idea de encarnar a otros personajes más complejos, aunque es cierto que con este último personaje que me he hecho lo estoy "viviendo" mucho más y en alguna ocasión he asustado al master con auténticos gritos y voces que conminaban a contestar mis preguntas.

Aunque lo que más me sorprende de todo esto del rol son las manías y supersticiones que puede uno llegar a coger. Sobre todo en el tema de los dados, que toma carices casi enfermizos en ocasiones. Por ejemplo:

  • Debo tirar los datos al principio de cada partida hasta conseguir tres tiradas buenas seguidas… Dicho así no suena tan raro, creo, pero que salgan tres tiradas buenas seguidas pueden ser desde unas pocas tiradas hasta treinta o cuarenta intentos.
  • Nunca dejo al master tocar mis dados, y eso que es un amigo de muchos años, y si lo hace le echo la bronca.
  • Siempre tengo muchos dados del mismo tipo y compruebo cual va mejor esa tarde. Tengo un D20 negro que es el terror del master, porque es con diferencia, el dado que más críticos saca de mi colección y era una máquina de picar carne durante las últimas etapas de Pendragon.
  • En ocasiones he cogido manías y debía tirar los dados de una forma determinada, dejándolos rodar, parándolos con el hueco de la mano, etc.
Esto es solo una muestra, por supuesto. En mi fuero interno sé que son tonterías, mi mente analítica de informático me dice que las probabilidades son las que hay, pero ¡ay amigo! la realidad es que los dados son los dados y se comportan de maneras extrañas.

Y es que esto de los dados da para muchas anécdotas y situaciones. Sin ir más lejos, uno de los integrantes del grupo tuvo una mala noche de insomnio, y en lugar de quedarse dando vueltas en la cama o viendo las tele tiendas, tomo papel y lápiz y realizó el siguiente método para localizar sus mejores dados "Fudge:
Para calcular los 4 mejores recomiendo tener entre 12 y 16 dados con 3 o más colores distintos. Si solo tienes 8 dados y con dos colores podemos hacer las pruebas pero no van a ser efectivas. Obviamente si solo tienes 4 te debes joder y aguantarte con tu buena o mala suerte de dados.

Supondremos que tienes 8 dados con dos colores distintos (si no te importa colorear los dados, estos estudios se harán mas fáciles si cada uno tiene sus mas y sus menos están coloreados de un color distinto, pero volviendo a suponer, supondremos que como buen friki no te mola la idea de que cada dado sea distinto). Haz pares de dados, uno de cada color y con ellos empezamos las estadísticas. Con 500 tiradas tendrás más que suficiente. Recomiendo que saques los mejores dados y compruebas que aun así se defienden cuando son lanzados en grupo de 4 y no de 2, pillando ese dado y 3 del otro color (aquí solo tomaras los datos del dado en cuestión para comprobar que mantenga más o menos la media, otras 500 tiradas vendrían bien). En total con solo 4000 tiradas podrás saber cual de tus dados es realmente bueno y cual no lo es. Por cierto, si alguno de los dados no aguanta bien la ronda de tiradas de 4 dados puedes pasar a probar con el siguiente en la lista de dados afortunados.

Recuerda que aquí nos estamos basando en los desperfectos imperceptibles del dado y en tu forma de lanzar por lo que es crucial que los lanzamientos de prueba los hagas tal cual lanzarías habitualmente el dado.


Diego dixit
Notad que se deben hacer 4.000 (!!!) tiradas y usando la forma de tirar habitual o los resultados se desvirtuarían. ¡Por favor! Yo, por mi parte, prefiero dejar las cosas al azar y tirar mis dados las veces que sean necesarias hasta que se carguen de poderes ocultos y mágicos que solo yo conozco.

Para terminar os pongo una pequeña oración al dios del juego que mi personaje sigue y que hace que los dados funcionen correctamente.
¡Oh, Kargan Tor!
La sangre es mi credo
La justicia está en mi dedos
Otorga a los dados fortuna
y no dejaré cabeza alguna
Otorga a los dados suerte
¡Y yo llevare a tus enemigos a la muerte¡

Sven Dödenson

Etiquetas:

2 Comentarios:

At 26 de mayo de 2010, 12:41, Blogger Erekibeon said...

Jajaja, bueno, eso de las supersticiones es algo que tenemos todos, aunque lo de Diego yo no lo encuadraría en superstición sino en búsqueda empírica de los dados más perfectos :-P

De todos modos, aunque no tengo tiempo para seguir sus pasos, sí que estoy comprobando que mis dados negros parecen sacar mejores tiradas que los otros. Tendré que seguirlos más de cerca y comprobar si tiene algún fundamento el "castigar" a los dados que saquen malas tiradas apartándolos del juego...

¡Un saludete y te leo, Sven! :-P

 
At 26 de mayo de 2010, 13:18, Blogger Luktar said...

Como ya se ha apuntado mi metodo se basa en la probabilidad y la idea de que no todos los dados son iguales. De hecho es razonable pensar que un dara mas veces una cara que otro, es una mera cuestion de que no pueden ser perfectos.

PD: Anda, dinos la magia secreta para cargarlos!!!!

 

Publicar un comentario

<< Home