jueves, septiembre 11, 2008

Wall-E y la humanidad

Dentro de mi devenir estival, he visto algunas pelis. Más allá del aviso para que nadie se gaste dinero en Clone wars, me queda comentar un poco el resto de pelis que he ido viendo. Hoy le toca el turno a Wall-e. Vale, sé que es un poco tarde, que hace semanas que se estrenó, pero mira, yo lo comento ahora... si total, tampoco es que se vaya a hundir el mundo

Hay que empezar que yo soy de los que opino que nunca se debería hacer películas sobre robots con sentimientos, sí, es muy mono y tal, pero es que no puede ser. Un robot es un robot, con sus circuitos y sus programas internos. No pueden ir mucho más allá, al menos no robots como se conciben hoy por hoy y como los representan en la película. Son robots de toda la vida, de los de haz la tarea A, luego la B y, finalmente, la C. Todavía si fuesen los robots de Asimov, con sus cerebros positrónicos, pues todavía... pero bueno. Dejando este aspecto a un lado, Wall-E cumple lo que promete

Wall-e nos presenta la historia de un robot, solitario y condenado a cumplir la extenuante tarea de limpiar el mundo de la mierda que hemos dejado. El planeta fue abandonado hace mucho tiempo, los humanos habitamos una meganave (en plan galáctica) que va por el espacio sin otra cosa que vagar sin rumbo alguno. Un buen día, nuestro robótico amigo se ve sorprendido por la inesperada visita de otro robot, una especia de sonda con personalidad y de carácter femenino. Desde ese momento Wall-e queda perdidamente enamorado de la sonda (esperemos que no sea anal) e, imitando lo que ha visto cientos de veces en una vieja televisión en la que solo ve escenas de Hello dolly, trata de conquistar a la visitante.

No voy a contar más, porque es mejor que lo veáis. De nuevo la gente de Pixar lo ha hecho, ha conseguido una gran película y ha demostrado que al resto de empresas les queda MUCHO que aprender a la hora de contar historias. No entro ya a nivel técnico, que sigo pensando que son los mejores. Pero a nivel de historia, humanidad, personajes, diseño, no tienen rival. Todos sus personajes despliegan siempre una personalidad y humanidad que roza la perfección. Además, y esto creo que no es intencionado, abre una serie de preguntas que, aunque quedan a un lado, son realmente interesantes. En un mundo donde cada vez las relaciones son más "virtuales", donde todo se hace por sms, mail o messenger y en un tiempo donde, aunque ironicamente hay una mayor cantidad de formas de comunicarse, la gente está más sola. Y esto se refleja en una humanidad representada como obesa, incapaz de mirar fuera de su pantalla, sin contactos reales o físicos y donde todo queda esterilizado bajo el frio ojo del robot que, a modo de gran hermano, controla todo

Y es que, intencionado o no, si nos centramos en los personajes humanos principales, más allá del capitán de la nave. Vemos como se convierten en personas de nuevo, como dejan a un lado la frialdad de la pantalla y comienzan a relacionarse, a recordar lo que era el contacto de una mano con otra y al final, más allá del amor entre robots, que me da un poco igual, tenemos el triunfo de la humanidad sobre su propia estupidez y el comienzo de una nueva civilización en la tierra.

Lo mejor

  • El diseño de los personajes
  • El renacer de la humanidad
  • La humanidad que desprenden las películas de Pixar

Lo peor

  • Que no, que los robots no tienen sentimientos... aunque les caiga un rayo

Nota: 8

Etiquetas:

3 Comentarios:

At 13 de septiembre de 2008, 11:21, Anonymous Bukran said...

Yo a Wall-E le habría puesto un 9, es decir, sólo le habría quitado 1 punto por lo que comentas de ponerle sentimientos a un robot. Mi parte ingenieril lucha contra mi infancia de Cortocircuito. ;)

Muy buen resumen.

 
At 15 de septiembre de 2008, 13:14, Blogger Gonzalo said...

Yo estoy contigo, no creo en los sentimientos en los robots (como ya he explicado). No obstante, no le doy un 9 porque significaría que le habría dado un 10 y tampoco creo que se merezca la mayor nota. Tiene sus fallos y sus aciertos, pero no creo que sea la mejor película de animación hasta la fecha (Ese título lo tiene, de momento, los increíbles)

 
At 16 de septiembre de 2008, 9:58, Blogger Carlos de la Cruz said...

A mí una de las cosas que más me gustaron fueron los créditos del final, donde se veía otra vez la evolución de la Humanidad y cómo los humanos iban siendo cada vez menos gordos.

 

Publicar un comentario

<< Home